Sesia del manzano (Synanthedon myopaeformis)

Imprescindible saber...

  • Lepidóptero que afecta especialmente a frutales de la familia de las rosáceas, especialmente al manzano y peral.
  • Inicialmente la oruga es blanquecina y va tornándose más amarillenta (20-25mm), cabeza castaña.
  • Lo habitual es que una generación tarde de 1 a 2 años ya que tiene un periodo de vuelo muy amplio.
  • Forma galerías en ramas y troncos y se alimenta del cambium. Debilita el árbol provocando la reducción del rendimiento y el declive del árbol afectado.
  • Monitoreo con polillero tipo Funnel (Cod. PFA) y feromona sexual de Synanthedon myopaeformis.
  • El método de la captura masiva con polillero tipo Funnel (Cod. PFA) conjuntamente con unas buenas prácticas culturales adecuadas parecen ser el mejor control en las áreas afectadas.

¿Qué es importante saber?

¿A qué cultivo afecta?

La Sesia es una plaga que afecta principalmente al manzano, aunque también se encuentra en otras especies de rosáceas como el membrillero, el peral o el níspero dónde también pueden ser importantes.

Aunque no es una plaga muy extensa por toda la península, si se encuentra en una zona conflictiva y no se monitorea y se controla, puede provocar daños muy serios.

¿Cómo es? ¿Es fácil de identificar?

Se trata de un lepidóptero de la familia Sesiidae.

Adulto. Es una mariposa de color negro-azulado que mide entre 20 y 25 mm, son fácilmente identificables por sus alas transparentes de bordes negros y porque en el abdomen se observa una banda transversal de color anaranjado.

Huevos. Los huevos son de color amarillento, de forma globosa.

Larvas. Inicialmente las larvas son de color blanquecino con la cabeza de color castaño, virando durante su desarrollo a tonalidades amarillentas. Completamente desarrolladas miden de 20 a 25 mm de longitud.

Biología. ¿Cómo vive?

El ciclo evolutivo completo de la mariposa dura 1 ó 2 años, según las larvas procedan de los primeros o últimos adultos evolucionados. Así pues, durante el período invernal se encuentran larvas más desarrolladas, que en la primavera evolucionarán a adulto y otras más pequeñas, que permanecerán otro año alimentándose para crisalidar la primavera siguiente.

Cómo indicamos arriba, pasa el invierno en forma de larva, cuya crisalidación se inicia a primeros de abril, a los 20 días aproximadamente termina el proceso de crisalidación de las primeras pupas, éstas emergen al exterior quedando fijadas cerca de la salida, posteriormente los adultos emergen. Éste proceso se prolonga hasta finales de Agosto, aunque el momento de máxima emergencia se sitúa entre los meses de junio a julio. Se pueden conseguir capturas hasta finales de Septiembre.

Las hembras fecundadas realizan la puesta de forma aislada en grietas, heridas y recovecos de la corteza de los árboles. Entre 7-15 días se produce la eclosión de los huevos y las larvas neonatas penetran bajo la corteza del árbol, realizando galerías para alimentarse de la zona del cambium de los troncos y ramas.

El desarrollo larvario puede durar uno o dos años, en función de si la larva procede de las primeras puestas del verano o de las últimas.

¿Qué daños nos puede causar?

Los daños dependen de la gravedad del ataque. Los ataques de Sesia debilitan el árbol ya que perjudican la circulación de la savia, lo cual se traduce en una reducción del rendimiento y el declive del árbol afectado.

Los daños se producen en el tronco y ramas, dónde se aprecian daños en la corteza que al ser afectada puede desprenderse fácilmente y pueden formar también chancros. Observamos la presencia de serrín de color marrón oscuro en los mismos agujeros o en el exterior.

En las plantaciones reinjertadas, el punto de unión del injerto es colonizado fácilmente, lo que provoca fallos importantes. La Sesia afecta a manzanos y perales, siendo las más sensibles las plantaciones viejas y las variedades de piel rugosa.

¿Cómo seguir y cuantificar la plaga?

Para estimar el nivel de incidencia de la plaga es imprescindible realizar un muestreo del 20 % de los árboles de la parcela o bloque u otro porcentaje representativo y valorar el porcentaje de árboles afectados.

Para el monitoreo se utilizan trampas Delta (Cod. TD) o polillero tipo Funnel (Cod. PFA) junto con la feromona sexual de Synanthedon myopaeformis (Cód. SMFM).

El mejor momento para ver visualmente los daños que se han producido es durante la poda de invierno.

Para el monitoreo de adultos colocaríamos las trampas con los atrayentes en abril y las dejaríamos hasta fínales de septiembre.

Sabiendo que el máximo de capturas las obtendremos de mediados de junio hasta fínales de julio.

La densidad de trampas para realizar el monitoreo de la mariposa es de 2 trampas/ha.

Feromona: colocar un dispensador de feromona en cada una de las trampas, cambiar cada seis semanas. Comprobar las trampas mínimo una vez por semana, sobre todo en los momentos críticos descritos.

¿Cómo combatirla?

Nuestros aliados en el campo. Enemigos naturales.

No existe mucha fauna auxiliar y tampoco se ha estudiado demasiado. En cuanto al uso de bacillus thuringiensis, no es demasiado efectivo debido a la dificultad de que el producto entre en contacto con las larvas.

Tratamientos fitosanitarios. ¿Cuándo y cómo tratar?

Se deben utilizar materias activas registradas en el registro del Ministerio (magrama).

¿Cuándo tratar? Momento de intervención.

Se debe tratar sólo si se detectan más de un 10 % de árboles afectados después de realizar un muestreo adecuado tal y como se indica en el apartado de monitoreo.

¿Cómo tratar? Tipos de tratamientos.

Las aplicaciones insecticidas deben ser localizadas, dirigiendo los tratamientos principalmente al tronco y a los lugares donde se observen daños por esta plaga. No se encuentran materias activas autorizadas en la web del ministerio (magrama).

¿Qué medidas tomar en el campo?

Por sus características, una generación al año si la completa y que se introduce dentro de la madera, es muy importante realizar, en el caso de tener problemas con la plaga, unas buenas prácticas culturales.

  • Eliminar partes afectadas durante el momento de la poda y retirar éstos restos de podas quemándolos.
  • Reducir al máximo las lesiones en el tronco y ramas gruesas producidas por aperos, otras plagas y enfermedades, así como los cortes de poda mal cicatrizados.
  • Aplicar productos cicatrizantes en las heridas.
  • Colocar trampas de monitoreo para realizar un buen seguimiento de la plaga.