La técnica de la captura masiva

¿Qué es?

Es una técnica orientada a evitar los daños producidos en un cultivo por una plaga mediante la reducción continua de la población de dicha plaga. Para conseguirlo se utilizan trampas con atrayentes específicos de la plaga a controlar.

Las trampas están compuestas por:

  • La trampa en sí. Estará diseñada para cada tipo de insecto.
  • El cebo o atrayente (generalmente alimenticio).
  • Agente de retención, provoca la muerte del insecto capturado:
    • El mismo atrayente en el caso de líquidos (muerte por ahogamiento)
    • Un insecticida en el caso de atrayentes secos

¿Por qué utilizar la captura masiva?

Es una técnica eficaz que nos ayuda en el control de la mayoría de plagas. La captura masiva es más respetuosa con el medio ambiente que los tratamientos fitosanitarios convencionales:

  • No aplicamos insecticida directamente a los frutos o la planta que vamos a consumir.
  • No matamos los insectos beneficiosos ya que los atrayentes son específicos de la plaga
    a controlar.

¿Cómo aplicar la técnica de la captura masiva?

Normalmente se distribuyen las trampas de forma uniforme por el cultivo que queremos proteger.

En ocasiones, si la plaga procede de las parcelas vecinas, podemos reforzar los perímetros.

El número de trampas, la orientación de las mismas, su ubicación dentro del árbol, etc… Vendrán determinadas por el fabricante en función del producto, el cultivo y la plaga a controlar.

¿Qué dosis de trampas usaremos?

Es importante seguir las recomendaciones del fabricante y de los técnicos especializados. Las dosis pueden ser muy variables en función de la plaga a controlar, la sensibilidad de la fruta o hortaliza, del tipo de trampa y atrayente, de la superficie de nuestro huerto o de las condiciones ambientales.

El número de trampas usadas en la técnica de la captura masiva siempre será superior al que usaremos para realizar el seguimiento de la plaga.

¿Cuándo se coloca y cuando se retira?

Las fechas de colocación serán particulares para cada plaga y cultivo, lo ideal es seguir las indicaciones del fabricante y los técnicos especializados. De todas formas son importantes los siguientes puntos:

  • Anticiparnos a la plaga teniendo en cuenta la duración del atrayente. Por ejemplo, si el atrayente dura 6 meses, colocaremos las trampas entre 4 y 5 meses antes de la fecha aproximada de cosecha.
  • No retiraremos las trampas hasta pasado el tiempo de duración del atrayente incluso aunque ya hayamos cosechado. Si fuera necesario, se debe reemplazar el atrayente mientras la plaga a controlar esté activa.

¿Es necesario tratar si usamos la técnica de la captura masiva?

La necesidad de complementar la captura masiva con un tratamiento fitosanitario vendrá determinada por la presión de la plaga, la sensibilidad varietal, la climatología, la situación geográfica, etc…

Es importante realizar un seguimiento de la población o monitoreo paralelo a la captura masiva (se puede hacer con alguna de las mismas trampas de captura masiva) para determinar si es necesario realizar tratamientos fitosanitarios adicionales.

Lo que sí podemos afirmar es que el uso de la captura masiva facilita muchísimo el control de la plaga al reducir sus poblaciones y en caso de necesitar un tratamiento fitosanitario adicional consigue que éste sea mucho más eficaz.

¿Alguna duda?

Si tiene cualquier duda sobre la técnica y/o su aplicación puede contactar con nosotros vía telefónica o a través del correo electrónico.